Twitter response:

Algunas razones para trabajar con PlanetaEXPLORA – CienciaDIVERTIDA en primaria

Introducir actividades experimentales, manipulativas (hands-on)  para niños y niñas de primaria en el aula está incluido en el currículo educativo de muchos países.

Complementar ésta inclusión didáctica en un marco pedagógico riguroso y trabajado particularmente por cada centro y su equipo docente es una de nuestras labores más satisfactorias. Sentarnos a aprender con el colegio y aportar experiencias de ciencias y tecnología, nuestra orientación de siempre S.T.E.A.M., es un objetivo muy importante para nosotros. Cada vez oímos más éstas siglas, del ingles SCIENCE-TECHNOLOGY-ENGENIERING-MATHEMATICS…y la A, de ARTS, también cada día es más recurrente, pero fuimos nosotros hace mucho quienes queríamos evitar planteamientos anticuados donde la creatividad tiene casa en una u otra disciplina y se la dimos de forma transversal en cada proyecto que abordamos educativamente.

 

THE SCIENTIST IN ME, SCIENCEFUL ART Y COOL INVENTIONS son tres apartados que siempre a modo de herramientas convertimos en recursos didácticos para nuestros TALLERES Y CAMPAMENTOS. Tocando y trabajando así vocaciones-motivación, creatividad total y trabajo manipulativo en un ciclo de aprendizaje que ajustamos a corto y medio plazo a la consecución de objetivos muy concretos y elaboración de modelos explicativos.

El objetivo es involucrar a los alumnos en un aprendizaje efectivo, funcional y motivador que capte y retenga su atención hasta su concentración para aprender de forma divertida, o para aprender lo divertido que es trabajar así.

 

Algunas de las contribuciones a la formación para niños y niñas de primaria de nuestra actividad son:

Crecientemente, los centros educativos promueven el aprendizaje por proyectos y la aplicación de la metodología ABP (Aprendizaje basado en problemas) para desarrollar contenidos de una forma práctica y atractiva para los estudiantes. Así que diseños didácticos de actividades experimentales para niños en el aula resultan muy interesantes para comprender procesos complejos, aportando bases para el desarrollo del pensamiento científico y crítico.

  • Generan curiosidad por lo desconocido y entusiasmo para enfrentarse a un problema.
  • Requieren de la participación del estudiante.
  • Impulsan el trabajo en equipo y la organización grupal.
  • Estimula el respeto por las opiniones ajenas.
  • Fomentan el espíritu crítico desde el pensamiento experto a la hora de cotejar los diferentes resultados.
  • Promueven la reflexión tras la realización del experimento para extraer conclusiones.
  • Favorecen la rigurosidad en el trabajo realizado.

 

A través de experimentos científicos entretenidos y sencillos de realizar en clase, los alumnos se involucran en el aprendizaje como agentes activos e incluso proactivos si les damos la oportunidad de que sean ellos los que propongan el temario. Además de los beneficios enumerados anteriormente, la experimentación en el aula está vinculada a una fijación de contenidos a largo plazo sin emplear demasiado esfuerzo memorístico.

Bajo la premisa “Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo”, las clases con actividades resultan mucho más atractivas y eficaces para los alumnos. Mucho más si tenemos en cuenta que entre los 6 y los 12 años la captación de atención en el aula es uno de los principales retos de los profesores, algo que se consigue al involucrarlos y sorprenderlos en las explicaciones prácticas.

 

 

Germán Bernal, gerente de Ciencia Divertida

Translate »